Secondary Menu

Busto de Ramón López Velarde – [Busto Escultórico]

Ramon Lopez Velarde:

Corazón, poeta y su escultor Don Plastilino

El Poeta de Plastilina y Yo. 

 Por: Sergio Peraza, escultor.

El año pasado (2007) presenté en la Feria del Libro de Minería el busto de la poetisa chilena Gabriela Mistral.

Este año el homenaje escultórico central será para  Ramón López Velarde, y es el poeta zacatecano quien  me ha mantenido ocupado en estas últimas dos semanas. Estoy entregado  ahora  al “son del corazón”  con  ojos y manos.

Para modelar el busto de López Velarde, me he documentado leyendo su vida, su poesía y he visitado la casa donde vivió y  falleció, el actual museo “Casa del poeta” en la  avenida Álvaro Obregón.

Algunas noches me refugio en  mi  librería predilecta que es la “Rosario Castellanos” en la Condesa. Allá me escapo a leer e inspirarme. Leí a José Luis Martínez, Carmen de la Fuente y Guadalupe Appendini que han escrito sobre la vida del poeta.  También  leí “El camino de la pasión” que es el ensayo sobre López Velarde que escribió Octavio Paz. ( libro que sí compré, me costó menos de veinte pesos, increíble no?)

Existen muy pocas fotos de la cara de López Velarde, fue necesario para mí reinterpretarlo y  tratar de entenderlo más. Por eso, me son vitales tales lecturas,  creo que ayudan a que “hasta en sueños” mi inconsciente  vaya  grabando  la arquitectura de su rostro, y sobre todo se genera en mi interior una admiración que no existía antes por mi nuevo amigo el  poeta.

También escucho una magnífica grabación, de  Juan José Arreola   y otra de   Guillermo Sheridan  donde declaman poesías del jerezano.

Así, mientras yo modelo, el aire se llena de la poesía, y algo se va calentando y lo  transmito, creo yo, a mi escultura, y así puedo darle volumen al “poeta de plastilina”.

Así trabajo yo, me entrego “hoy como nunca”, voy más allá de encontrar el parecido físico, tengo que sentir la pasión por estos ojos, quiero que me miren desde el más allá a través de mi obra.

Y confieso que he pasado por tardes  donde  me he sentido frustrado porque no me mira… Por eso trabajo en mi terraza, en soledad,  solo me acompaña mi xolo-perro “Glifo”,  no acepto visitas, no quiero que nadie lo vea todavía.  Es un proceso que al final -no sé como explicarlo- pero al final, y ya con el tiempo encima, siento la afectiva mirada de mi poeta de plastilina, está listo para fundirlo en bronce.

También he  pasado por tardes melancólicas, porque López Velarde me llega directo al corazón. Escucho por ejemplo “Hermana hazme llorar”, ó leo su poema dedicado a la “Blonda Sara” y  la verdad que dejo mis instrumentos de trabajo y me siento a pensar.

Le digo: “Canijo poeta, tu lenguaje pega duro a mi  enamorado y forastero corazón de escultor”

En resumidas cuentas lo he modelado con todo, no solamente mis manos ofician la acción.  Así es como yo me entrego a lo que hago, no puedo modelar una obra si verdaderamente no la siento.

Este busto se exhibirá en la XXIX edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, del 21 de febrero al 2 de marzo (2008) y estará en  el descanso de la escalinata central del hermoso palacio de  Tolsá.

Mide 80 cm de altura, 50 de ancho y 40 de profundidad.

Una vez más debo agradecer a Fernando Macotela, director de la FILPM, por todo su apoyo y por las facilidades  que me concede para este homenaje en escultura.

Una vez terminada la FILPM, terminaré el trabajo definitivo y me llevaré el molde del poeta a la fundición para vaciarlo en el eterno bronce, y de allí se irá a su hogar definitivo, el Instituto Zacatecano de Cultura, en Zacatecas.

Coyoacán 2008

Dos bustos de Ramón López Velarde fueron adquiridos por el H.Gobierno de Zacatecas.

Uno se instaló en el Teatro Ramón López Velarde, y el otro en el Instituto Zacatecano de Cultura  https://youtu.be/o1lyWrDT-34

Fuí invitado a la hermosa ciudad de Zacatecas, en el marco de la feria del libro 2008, para presentarlo a la prensa y al público zacatecano. En ese evento cultural lo develamos.

Y una tercer réplica de este busto de Ramón López Velarde la tengo en material resina, que es de mi colección, y forma parte del conjunto de autores que se presenta en mi exposición itinerante #LosRostrosdelasLetras en diferentes bibliotecas.  Este busto está dispuesto para prestarlo a museos, o instituciones culturales que deseen rendir homenaje al poeta zacatecano.

“Los bustos están ahí viviendo la vida del bronce, como si volvieran a morar entre nosotros para ser los mudos testigos de la agitación cotidiana y para confirmar el dicho de Bernardino de Saint Pierre de que

Los monumentos a los ciudadanos dignos, son la historia del pueblo escrita en piedra.  

Sólo que nuestro pueblo pasa ante los bustos encogiéndose de hombros, con la indiferencia del que lee una página que no entiende ó con el escepticismo del que escucha con oídos de profano una partitura clásica. 

Y es que, por más que se declame, la conciencia popular no está formada.

Desconsoladora verdad es ésta.

 

“Los bustos” 

Crónicas(1915)

Ramón López Velarde

Poesías,  manos en la Escultura